La transformación del cuerpo para retornar a su esencia.

Layne Romero – bosque de Agra,Italia

¿Cuál es la esencia del cuerpo? y ¿Qué es la transformación?. La esencia del cuerpo puede ser definida como la capacidad que tiene para vivir todas sus posibilidades y la tranformación es el cambio o modificación de “algo” que al mismo tiempo conserva su esencia.

De lo que hablaremos ahora es de la transformación del cuerpo en la práctica de la danza contemporánea, no de la transformación del cuerpo como consecuencia de la danza y el entrenamiento, si no de la transformación del cuerpo en cada práctica de danza. Y al mismo tiempo busco explicar por qué ésta práctica de la trasformación del cuerpo paradojicamente lo lleva a retornar a su propia esencia.

Si partimos de la premisa que el cuerpo retorna a su esencia a través de la danza, significa que hay un momento en que el cuerpo se desconecta de su esencia, de ser así, esto puede suceder por motivos culturales, individuales, etc. Dependiendo de cada cultura la conexión o desconexión con el cuerpo puede ser mayor o menor. La transformación del cuerpo del individuo en cuerpo social o cultural surge a partir del objetivo de “educar” al individuo, de darle las pautas para crear una identidad y relacionarse en la sociedad a partir de ésta construccion. Pero ésta transformación del cuerpo no está relacionada solo a conceptos sociales y culturales, sino también al ambiente fisico – geográfico, así un cuerpo de ciudad seguramente será diferente a un cuerpo de campo o ambiente rural. Ésta influencia del entorno social y fisico se da durante todo el proceso de la vida.

¿Qué pasa cuando ésta influencia del entorno no es consciente? es decir, cuando nos abituamos a un modo de vivir el cuerpo. Es posible desconectarnos de sus capacidades, de sus principios motores, de su naturalidad, de su complejidad. Por ejemplo cuando pensamos en nuestros pies, ¿En qué pensamos?, ¿Cuántas veces al día estamos descalzas o descalzos? ¿Pensamos en las diversas formas que tenemos para apoyarlos? o en general pensamos en dos soportes que nos permiten caminar como si cada uno fuera una plataforma de una pieza y olvidamos que tenemos cinco dedos, que podemos apoyarnos en las puntas, el talón y los bordes. Esto es solo un ejemplo sencillo para ver cómo la cotidianidad nos hace olvidar la complejidad del cuerpo.

Cuando el cuerpo baila se transforma buscando su esencia, sus posibilidades olvidadas. Se trata de transformar el cuerpo percibiendo el ritmo interno, el contacto o relación con un elemento que puede ser un balón, una bara de madera, una tela, el suelo, el techo, otro bailarín o bailarina, despertando la conciencia de la estructura osea y muscular, considerando y repensando los apoyos del cuerpo, escuchando la respiración, observando los micromovimientos, pensando en el espacio vacio como una consistencia densa, donde en realidad el vacio no existe.

Estas son unas cuantas formas o caminos para transformar el cuerpo en la danza contemporánea, y es a partir de éstas experiencias y prácticas que surge la reflexión sobre el cuerpo que se transforma para retornar a su esencia, reencontrando su estructura compleja, sus diversas posibilidades de movimiento y su relación con el entorno.

En conclusión, el cuerpo se transforma con del proceso de socialización sin perder su esencia y tiene la posibilidad de experimentar una segunda transformación a través de la danza contemporánea y así reencontrarse con su esencia.

Layne Romero

Diciembre, 2019

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.